Un nuevo comité científico lo confirma: ni el 5G ni las radiofrecuencias afectan a la salud

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

El Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS) ha mostrado su nuevo ‘Informe sobre radiofrecuencias y salud’, editado por el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación, a través de una ponencia virtual. Este documento analiza 3 años de documentos (entre 2016 y 2019; el anterior abarcaba de 2013 a 2016) y metaestudios, y concluye que “no hay evidencia de riesgo para la salud de las personas”, aplicable al 5G.

Sin embargo, la opinion pública se ve con frecuencia contaminada con un altísimo nivel de bulos y falsas noticias que entran en enfrentamiento con la evidencia y confunden a la población. Este año el CCARS ponía sobre la mesa la importancia del papel de la divulgación científica, así como la obligación de crear asequible el conocimiento científico a la demografía general. Un desafío notable.

¿Hay relación entre el 5G y una mala salud?

Francisco Vargas, jefe científico del CCARS, fue el responsable de mostrar los objetivos y conclusiones del ‘Informe sobre radiofrecuencias y salud’. Partiendo de “datos fiables, objetivos y contrastables”, con foco en el metaanálisis, revisiones sistemáticas y ensayos clínicos, se ha llegado a las conclusiones que se describen de forma literal:

  • “Las evidencias científicas revisadas señalan que, a fecha actual, a los niveles habituales de presentación de la población, no hay evidencia de riesgo para la salud de las personas.
  • Es necesario retransmitir esta evidencia a la comunidad para disminuir una percepción del riesgo distorsionada.
  • La revisión de los analisis epidemiológicos de cohortes y caso-control sobre la relación entre el uso del dispositivo movil y tumores cerebrales continua confirmando que no se observan incrementos de riesgo.”

Con respecto al 5G, el repaso concluye:

  • “Esta tecnología no es muy distinto de sistemas previos (4G); la mayor diferencia se localiza en técnicas de antena que permitirán optimizar la destreza de cliente y favorecer nuevos usos y aplicaciones.
  • Los límites de exposición, para las bandas 700 MHz y 3,6 GHz, cumplirán los establecidos en el RD 1066/2001 y su factible adaptación a las instrucciones del ICNIRP 2020 [International Commission on Non-Ionizing Radiation Protection], que garantizan la protección de la salud de la población.
  • El despliegue de 5G obtendrá una implicación directa en cuantiosos sectores económicos (salud, automóvil, telecomunicaciones, industria, robótica, etc) que producirá una transformación digital en las sociedades.”

¿Qué pasa con la hipersensibilidad electromagnética?

En estos 3 años no ha variado nada con respecto a estos síntomas, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) continua sin clasificar de enfermedad por falta de evidencia científica. En frases de Vargas, “los analisis clínicos controlados con voluntarios han comprobado que no hay una relación causal entre la presentación a multiples fuentes de radiofrecuencia y los síntomas que ellos cuentan sentir”.

De la conferencia, “las nuevas evidencias confirman que no se han observado efectos adversos para la salud derivados de la presentación a las radiofrecuencias emitidas por las antenas de telefonia móvil, transmisión de radio y televisión y sistemas inalámbricos (wifi) utilizados en el trabajo, la escuela o el hogar”. Todo enfoca a que se intenta de un trastorno sintomático con otro origen.

¿Por qué se estudia el hipotético daño de la telefonia en la salud?

De izquierda a derecha y de arriba a abajo | Francisco Vargas, Javier Lafuente, Marta Balenciaga, Covadonga Caballo, Mª Teresa Arcos

De toda nueva tecnología surgen inquietudes y preocupaciones. Preguntas cuyo cuestionamiento es sano desde una perspectiva crítica. Por desgracia, además surgen bulos, mentiras y falsas noticias, algo que ocurre cada pocos años con las nuevas generaciones de telefonía. Como señaló Vargas, “esto nos pasó con el 2G, el 3G y el 4G”.

Así lo resaltó además Covadonga Caballo, subdirectora general de Sanidad Ambiental y Salud Laboral, que destacó que “estamos hablando de progreso; el uso de componentes que usan radiofrecuencia se ha popularizado y ha mejorado significativamente nuestra existencia, facilitando el camino al conocimiento, a la comunicacion y a las nuevas tecnologias […] progresando significativamente la calidad de nuestras vidas”.

“Toda mejora lleva consigo la obligación de profundizar en el repaso de hipotéticas consecuencias para la salud”, continuó, fundamentalmente si genera preocupación pública, sea o no justificada. Ya sea por los bulos o por la falta de conocimientos tecnicos para abordar estas cuestiones, hay varias individuos preocupadas por la factible relación entre radiofrecuencia y enfermedades.

Esto significa que es necesario desplazar a la demografía la protección de las radiofrecuencias, fundamentalmente si el grueso de la ciudadanía no ha recibido la formación necesaria para entender su mecánica, y realizarlo a un nivel que sean capaces de comprender. Estamos hablando de divulgación científica para pelear contra pseudociencias y timos.

María Teresa Arcos, directora general de Telecomunicaciones y Ordenación de los Servicios de Comunicación Audiovisual del  Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, apuntó a que “lo que escasea no es conocimiento científico, es divulgación; la conexión de ese conocimiento científico, desde su torre de marfil, al ciudadano de a pie”. 

Un clan multidisciplinar e independiente

Como señaló Javier Lafuente “los diversos profesionales que componen el vigente comité científico proceden del planeta de la física, de la ingeniería de tele-comunicaciones y de la medicina”, creando hincapié en que “no solo es multidisciplinar, sino que es independiente”.

Con respecto a sus funciones, el CCARS es “un órgano de referencia que funciona de interlocutor tanto a nivel nacional como mundial en materia de evaluación gestión y comunicacion de los potenciales riesgos de la radiofrecuencia”. Para cumplir este objetivo elaboran una intensa tarea de acopio de artículos científicos publicados, que a su vez conforman la base del ‘Informe sobre radiofrecuencias y salud’. Este es el 5° documento que publican.

Marta Balenciaga, decana-presidente del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación (COIT), señaló que el CCARS “tiene la misión de aportar componentes de juicio, información y asesoramiento de carácter científico y técnico a las administraciones públicas y al conjunto de la sociedad”.

Redactado por M. Martínez Euklidiadas

Imágenes |Scott Elkins/Unsplash, CCARS, PxHere

La entrada Un nuevo comité científico lo confirma: ni el 5G ni las radiofrecuencias afectan a la salud se publicó 1° en El blogger de Orange.

El blogger de Orange



El mejor truco del día para Android


Todo material (imágenes, texto y vídeo) para crear este artículo, pertenece a la Fuente Original que aparece arriba.

(No hemos eliminado ningún enlace original)

También puedes revisar estas noticias relacionadas.

Agrega tu comentario