Un mosaico de datos abiertos para predecir el futuro climático del Ártico

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Tras suceder un año en el Ártico, la expedición mundial Mosaic ha vuelto a casa. Lo ha hecho con un conjunto inmenso de documentos bajo el brazo.

A bordo del rompehielos Polarstern, casi 450 científicos han analizado el norte de vuestro mundo como jamás antes, acumulando información sobre las dinámicas físicas y biológicas de la región y entendiendo mejor el cambio climático. Una vez hayan concluido los estudios, a partir del 1 de enero de 2023, todos los documentos recopilados estarán disponibles en abierto. Pero ¿cómo son la ciencia y la tecnología que lo han hecho posible?

La misión Mosaic

En septiembre de 2019, el rompehielos partía de Tromsø, Noruega, rumbo a la banquisa ártica. El objetivo era quedarse atrapado en los hielos perennes del mar del Norte y aprender su movimiento, su comportamiento y todas las dinámicas relacionadas con ellos. Por delante quedaban 389 días de expedición, durante los cuales el barco estuvo encajado en el hielo polar cerca de diez meses. Durante este tiempo, 442 científicos de 20 paises diferentes colaborarían para comprender preferible el metodo climático del Ártico y su relación con el resto del globo.

Entre los objetivos científicos de la misión estaban comprender preferible la formación y el derretimiento del hielo, la circulación oceánica y las corrientes árticas, la relación del océano con la atmósfera y, en particular, con la formación de nubes, la adaptación y la evolución de las especies que habitan el Ártico o las emisiones de gases y partículas del océano, entre otros.

Toda esta ciencia buscaba convertir la foto que se ha formado del océano mas septentrional de la Tierra. El objetivo global de Mosaic (acrónimo de Multidisciplinary drifting Observatory for the Study of Arctic Climate) era, al fin y al cabo, reunir información para entender como y por qué el Ártico es la región que parece estar sufriendo los mayores efectos del cambio climático; y como esto puede afectar al resto de climas del planeta.

Un barco y una red de comunicaciones a la deriva

El Polarstern, un rompehielos alemán del instituto Alfred Wegener, es un clásico de la exploración polar. Lleva en activo desde 1982 y recorre, de media, mas de 90 000 kilómetros cada año. Pero una cosa son viajes concretos y otra es pasarse mas de un año atrapado en el hielo. Así que, para el desarrollo de Mosaic, no estuvo solo: a lo largo de los 389 días, aceptó la asistencia de otros 7 rompehielos.

Además, puede que el Polarstern fuese el centro de la misión internacional, sin embargo su influencia se extendía mas allá del casco y el hielo que lo rodeaba. Así, el barco estuvo en todo instante conectado a varios centenares de dispositivos y estaciones de medición, agrupados bajo lo que se denominó Distributed Network. Esta red viajó siempre a la deriva sin alejarse demasiado del barco, pese a que en algunos instantes algunos dispositivos aparecieron a estar separados por mas de 50 kilómetros.

Algunas de estas estaciones eran completamente automáticas y tomaban mediciones de temperatura, humedad o radiación solar, acumulando documentos que despues enviaban vía radio o satélite a los laboratorios del barco. Otras estaban destinadas a la recolección de muestras de agua, hielo y microorganismos que los científicos debían recoger físicamente. Además, la misión contó con dispositivos móviles, como los 2 drones empleados para tener visión directa de los cambios en el hielo en el entorno del barco.

Ciencia y documentos abiertos

Por varios satélites que tengamos observando el planeta, por varios documentos que se recopilen sobre el clima, los ecosistemas o las dinámicas físicas que los gobiernan, hoy por hoy continua habiendo muchas preguntas sin respuesta. La misión Mosaic buscaba, sobre todas las cosas, rellenar de documentos ese espacio vacío en el mapa climático del Ártico.

“Debido a que carecemos de documentos bastantes sobre el Ártico central, bajo ciertas condiciones y en un escenario pesimista de emisiones de gases de resultado invernadero, algunos ejemplos predicen que las temperaturas árticas habrán elevado 5 grados para fines de siglo, mientras otros ejemplos predicen que se habrán incrementado 15 grados bajo las mismas condiciones”, señalan desde Moscaic. La horquilla de incertidumbre es demasiado amplia.

Por eso, la misión no se guardará la ciencia para sí misma. Los entidades de exploración involucrados, entre los que se encuentra el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona, podrán utilizar los documentos recabados a bordo del Polarstern en exclusiva. Pero una vez concluidas las investigaciones, a partir del 1 de enero de 2023, toda la información y todas las bases de documentos estarán disponibles para cualquier persona en abierto.Información recabada a 1500 kilómetros de distancia del asentamiento humano mas septentrional. Datos de las profundidades recogidos a mas de 4000 metros bajo la superficie y de las alturas (a mas de 36000 metros sobre el hielo). Un inmenso conjunto de data acumulado a través de 247 estaciones de monitorización. Un mosaico de documentos abiertos para predecir el futuro climático del Ártico.

Por Juan F. Samaniego

Imágenes | AWI/Lianna Nixon, Michael Gutsche, Alfred-Wegener-Institut

La entrada Un mosaico de documentos abiertos para predecir el futuro climático del Ártico se publicó 1° en El blogger de Orange.

El blogger de Orange



El mejor truco del día para Android


Todo material (imágenes, texto y vídeo) para crear este artículo, pertenece a la Fuente Original que aparece arriba.

(No hemos eliminado ningún enlace original)

También puedes revisar estas noticias relacionadas.

Agrega tu comentario