Sentir que estamos viviendo una destreza real, con una sensación de presencia verosímil cuando, en realidad, nos hallamos en espacios creados digitalmente. Eso son las experiencias inmersivas. Para que la impresión de realidad sea completa, el entorno artificial ha de cumplir con ciertas leyes físicas. El cliente será apto