Por qué un coche SUV contamina más

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Los SUV (siglas de Sport Utility Vehicle) representan el segmento de vehículos mas vendidos. Si en 2018 esta agrupación representaba próximamente un tercio de todas las matriculaciones, en 2019 ya coparon hasta la mitad de los vehículos comercializados, segun la Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas (Aniacam). 

Vehículos de linea atractiva, compactos… y que contaminan un montón, alejándose de los objetivos en emisiones. La linea preferida en el comercio europeo casi siempre emite mas CO2 que otras familias, en 4° lugar y solo por atras de los deportivos, con 196,1 gramos por cada km, de las berlinas de lujo, con 155,4 gramos por km y de las furgonetas, con 134,2 gramos por cada kilómetro recorrido. ¿Por qué? Por estas razones.

Un documento que choca contra las reglas CAFE

En 2006, el comercio de los SUV en EE. UU. ya copaba más del 50% de las ventas totales. Una tendencia que caló en Europa a partir de 2010. Ahora, en plena crisis sanitaria, las violentas ofertas han consolidado esta ventaja. Pese a tratarse de los líderes en dióxido de carbono emitido, es claro que los compradores siguen prefiriendo un SUV a cualquier otro formato de vehículo.

Comencemos por un dato clave, la suma exigida por la regla CAFE (Corporate Average Fuel Emissions): una media de 95 gramos de CO2 por cada kilómetro. Al final del año, todos los vehículos comercializados deben lograr esta meta. De lo contrario, los creadores serán sancionados. Correcciones mediante, lograr esta media no es fácil, si bien los diésel emiten menos CO2 que los de gasolina y los eléctricos se localizan muy por debajo, con emisiones inferiores a los 50 g/km. Para estos, la norma constituye los 58 g/km.

El documento que ha dado la voz de alarma corre a cargo de Jato Dynamics. Y concluye que “las emisiones de los SUV son 36,5 g/km mas altas que el objetivo de la UE”. Un objetivo recogido por la Presidencia y el Parlamento europeo el año pasado.

Esta no es una sentencia contundente. Los SUV pequeños, mas ligeros y sin las mismas prestaciones de sus hermanos mayores, reducen esta suma hasta los 122,7 g/km, todavía lejos de los objetivos impuestos por la normativa. Serían, en cualquier caso, una opción atrayente desde la perspectiva de los fabricantes.

Y vehículos como las VAN, tan habituales por las calles de nuestras ciudades, —es decir, las clásicas Citroën Berlingo, Peugeot Partner, Renault Kangoo o Fiat Doblo— suelen contaminar un 30% más. En las reglas CAFE además se recoge que estas furgonetas deberán emitir un 15% menos de CO2.

La importancia de los SUV en el comercio actual

Si bien, como indicamos al comienzo, las berlinas de lujo o derivados de turismo contaminan más, estos son segmentos residuales respecto a los SUV, cuyo segmento de venta es muy superior.

Esta es la razón por la cual no se están alcanzando los objetivos globales. Estos ejemplos han ido progresando su competitividad, alcanzando precios cada vez mas atractivos frente a híbridos y eléctricos que todavía permanecen lejos respecto a sus homólogos en gasolina y diésel. La enorme pregunta que visitantes y creadores se crean es: ¿cómo continuar siendo rentable cumpliendo con los objetivos?

Durante 2019, segun los rankings de ventas los SUV preferible vendidos son el Nissan Qashqai, con mas de 30 000 matriculaciones, SEAT Arona, con poco mas de 25 000, Peugeot 3008 y Peugeot 2008 y, en 5° lugar, el Renault Captur. Por debajo en la tabla destacan creadores como Hyundai, Volkswagen, Toyota y Ford.

2020 marcó una tónica similar, y durante su 1ª mitad gobernaron nombres similares: Nissan Qashqai, SEAT Ateca, SEAT Arona, Peugeot 3008 y Volkswagen T-Cross. Y es que el mas vendido de vuestro país, la variedad Nissan Qashqai, cuenta con mas de 5000€ de descuento respecto a su valor original, quedandose el crossover en 18 800 euros respecto a los 23 700€ de su PVP. Un aliciente demasiado atractivo —el Nissan Qashqai eléctrico no llegará hasta 2022—.

Un SUV es un automóvil pesado. El Nissan Qashqai supera los 1300 kg. Sus dimensiones holgadas no salen gratis. No en vano, esta dinastía se denomina crossover por su hibridación, por tratarse de todoterrenos compactos con alma y estética de caja propia de los deportivos.

Hablamos de vehículos atractivos bajo diseños robustos, con buen rendimiento en carretera y un enorme maletero para albergar las necesidades de pequeñas y enormes familias. Pero el valor a pagar parece demasiado alto.

Por Israel Fernández

Imágenes | Webs oficiales de Nissan, Seat, Peugeot, portada de Unsplash (perteneciente a Marcin Jozwiak)

La entrada Por qué un coche SUV contamina más se publicó 1° en El blogger de Orange.

El blogger de Orange



El mejor truco del día para Android


Todo material (imágenes, texto y vídeo) para crear este artículo, pertenece a la Fuente Original que aparece arriba.

(No hemos eliminado ningún enlace original)

También puedes revisar estas noticias relacionadas.

Agrega tu comentario