El diseñador gráfico que en realidad era una IA

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

¿Has oído hablar de Nikolay Ironov? Este diseñador ha trabajado con fundamentales marcas rusas, ha esquematizado cabeceras para youtubers y algunos han pagado hasta 100.000 rublos por muchos de sus proyectos. Sus creaciones han sido estampadas en camisetas comercializadas por influencers.

¿De verdad no te suena? Bueno, tal vez porque Ironov ni siquiera existen. Su imagen de perfil es una imagen de stock. Ironov es un software de inteligencia artificial (IA).

Análisis e identidad

Ironov es el secreto preferible guardado de Art. Lebedev Studio, un colectivo de diseñadores gráficos con sede en Moscú (Rusia) y oficinas en Kiev (Ucrania), Nueva York (Estados Unidos) y Londres (Reino Unido), encargado en cientos de proyectos, desde juguetes a mobiliario urbano pasando por interfaces gráficas. De las casi 360 individuos que allí trabajan, solo una es una sombra binaria, un fundador virtual con su propio portfolio y perfil de usuario.

¿Cómo funciona? Mediante algoritmos predictivos que parten de analisis de datos. La red neuronal analiza a partir de un enorme muestreo y genera sus propios diagramas y patrones de color. Las primeras pruebas se llevaron a cabo mediante gráficos vectoriales escalables (SVG), pese a que en la actualidad esta siendo entrenada para producir ejemplos 3D motivados preparados para presentaciones.

Tras el entrenamiento, la IA era apto de reconocer e interpretar el tipo de logo (identidad empresarial, eslogan asociado y demás), vinculando ciertos esquemas estructurales (de color, tipografía y forma) a cada estilo. El efecto habla por sí solo: varias opciones parecen creadas por versados diseñadores en sus instantes de inspiración.

Dentro del gremio, con solo abrir un magazine es factible reconocer la identidad de su jefe de arte; ciertas jerarquías en los pesos y la composición de los espacios desvelan la ‘huella’ de ese autor. En cambio, la identidad de Ironov no es sino la de sus programadores. La IA experimenta con el material de partida y va arrojando diferentes resultados. Botellas de cerveza o carteles de cafeterías se ilustran conceptualmente a partir de alguno de sus 23 proyectos.

Es sabido que las IA además poseen prejuicios y sesgos de raza o género, ya no son sino un espejo de los documentos que devoran y regurgitan en forma de nuevas creaciones. Pero Ironov ha sido inventado para dar un paso hacia adelante en este aspecto. En frases del director del estudio, Sergey Kulinkovich, “los diseñadores, inclusive los mas atrevidos y progresistas, a menudo se definen por el trabajo ajeno», y siempre bajo el prisma cultural de lo que se entiende por buen o mal diseño. Ironov puede «encontrar nuevos aspectos del layout gráfico y inventar obras que son realmente únicas».

Una tendencia cada vez mas común

El debate sobre qué es arte y qué razones ser considerado tal cosa se tambalea mas que nunca: una red neuronal ni siquiera debate sobre estas cuestiones, desarrolla y desarrolla sin parar.

Pero, ¿tiene menos mérito una creación perpetrada por una IA que una fabricada por una persona real? ¿Estamos dispuestos a pagar menos (o más) si vuestro pedido corre a cargo de un algoritmo, pese a que sea validado después por un comisario o supervisor? Al fin y al cabo, la tarea del jefe de arte es esa, validar aquellos proyectos que llegarán a las manos del cliente.

Hace no mucho se publicó la nueva API de Open AI, apto de producir fotografias a partir de frases como «ventana con forma de estrella o “un sillón con forma de aguacate». Apodada DALL·E (un videojuego de frases entre el querido robot de Pixar WALL·E y el pintor surrealista Salvador Dalí), esta versión pictórica del generador GPT-3 es apto de inventar de forma consistente presentaciones de platos y muebles que podrían después ser integrados en el inventario de un interiorista o en la carta de algún chef.

La realidad se impone: tarde o temprano tendremos que dar respuesta a estas cuestiones. Y solo hay que fijarse en como Adobe y Autodesk han implementado el deep learning en sus programas para alcanzar mejores y mas inmediatos resultados en retoque y edición fotográfica para apreciar una tendencia que comenzó hace mas de 10 años, cuando surgieron las primeras webs de “crea tu propio logo online combinando varias formas, letras, colores y patrones básicos.

¿Clientes indecisos que orbitan durante semanas en torno a las mismas ideas dando vueltas? ¿El clásico “métele mas diseño”? El anónimo Ironov resuelve el entuerto de forma rápida, con un costo ajustado. Estas tools son perfectas para crearnos una idea de como quedaría cierto layout en tarjetas de presentación, carteles o camisetas. En cuestión de segundos, Nikolay dibuja a partir de unos documentos mínimos. Los resultados pueden ser “feos”, demasiado arriesgados o poco inspirados, sin embargo la realidad es que jamás sufrirá un bloqueo creativo, ni sentirá nada vinculado con el síndrome del impostor.

Por Israel Fernández

Imágenes | Art. Lebedev Studio, Open AI

La entrada El diseñador gráfico que en realidad era una IA se publicó 1° en El blogger de Orange.

El blogger de Orange



El mejor truco del día para Android


Todo material (imágenes, texto y vídeo) para crear este artículo, pertenece a la Fuente Original que aparece arriba.

(No hemos eliminado ningún enlace original)

También puedes revisar estas noticias relacionadas.

Agrega tu comentario